Rodas: cuidado de refugiados y necesitados

(OFM.org).- Probablemente dos eventos principales llevaron al aumento en nuestra necesidad de servir y asistir a los más necesitados. El primero fue la crisis económica que asoló a Grecia en 2008. Los impuestos se dispararon, las pensiones y el apoyo del gobierno se redujeron drásticamente. Esto llevó a un aumento de la demanda de la misión franciscana en Rodas y Kos para servir a la población local. Se introdujo un impuesto de emergencia a través de las facturas de electricidad; a los que no pagaron se les cortó la electricidad. Por lo tanto, el número de pobres que llegaban todos los martes a la puerta de nuestro convento, para obtener alimentos básicos, pasó de 50 a 150 y siguió aumentando. En la actualidad estamos ayudando a 500 personas cada semana. Afortunadamente, el Custodio (de Tierra Santa), nos ha apoyado económicamente para ayudar a estas personas a través de nuestra ONG Pro Terra Sancta. Además de alimentos, también distribuimos productos de higiene y otras necesidades básicas del hogar. Dado que ahora estamos atendiendo a 500 personas necesitadas, recientemente hemos tenido que trasladar la operación del  Convento al salón de la iglesia para poder preparar tal cantiadad de paquetes de alimentos y distribuirlos. En Navidad y Semana Santa cada persona recibe una bolsita de galletas y dulces. También les damos juguetes a los niños, ya que muchas familias no pueden permitirse comprar estos artículos, incluso en Navidad.

Antes del 2016, los refugiados siempre habían llegado a Rodas y a Kos, donde también tenemos una iglesia y un centro pastoral parroquial. Los refugiados en Rodas fueron inicialmente ubicados en la comisaría. En 2016, con el creciente peligro causado por la guerra en Siria, cientos y luego miles de refugiados comenzaron a llegar en botes desde Turquía muy cerca de nosotros a través del Mar Egeo. Oh, qué situación tan terrible era realmente.

Incluso ahora, los refugiados siguen llegando casi a diario, realizando la peligrosa travesía desde Turquía por el mar Egeo. En invierno el mar está muy agitado y muchos se ahogan. Para ello, la policía no podía gestionar tales números, ya no podían albergar a todas estas personas, por lo que el antiguo matadero que había estado cerrado desde la década de 1980 se utilizó como edificio temporal para albergar a los refugiados. Ese fue el verano de 2016.  Hoy, en 2021, los refugiados todavía se encuentran en este viejo edificio en ruinas. Este llamado centro de refugiados en Rodas no está oficialmente reconocido por el Gobierno griego y, por lo tanto, no recibe financiación alguna. Entonces, en este punto, con el apoyo y la ayuda del Custodio y la Custodia de Tierra Santa, comenzamos a abastecer a estos pobres refugiados con alimentos y necesidades básicas. Con los fondos enviados por Pro Terra Sancta podemos enviar cada semana suficiente comida para alimentar a estas personas alojadas en el antiguo matadero. Otras necesidades básicas que asumimos a diario: jabón, dentífrico, detergente, productos de limpieza y ahora por supuesto mascarillas, guantes y desinfectantes, etc. También trato de llevar siempre cosas pequeñas para los niños, juguetes, juegos, chocolates, galletas, lo que pueda encontrar o me regalen.

La situación se volvió cada vez más grave a finales de 2020 cuando se cortó el suministro de electricidad al antiguo matadero. Durante muchas semanas durante estos fríos y húmedos meses de invierno no hubo electricidad y, por lo tanto, no hubo calefacción, agua caliente ni instalaciones para cocinar. Usaban velas y braseros hechos con latas de aceite viejas para cocinar su comida. Desafortunadamente, mi peor pesadilla ocurrió cuando se produjo un incendio en una de las habitaciones donde tres mujeres somalíes dormían con una vela volteada. Han construido sus refugios por dentro y por fuera con plástico, cartón y cualquier otra cosa que puedan encontrar. Seguramente fue un desastre predecible y he aquí que sucedió.

Antes de Navidad, una mujer somalí dio a luz a un niño muerto en la Unidad de Obstetricia del Hospital General. Dio positivo a Covid 19 y todo el departamento tuvo que ser cerrado por una cuarentena de diez días. Posteriormente, se descubrió que muchos de los refugiados son positivos para la covid 19. Por esta razón, los lugareños que esporádicamente llevaban ropa y otros artículos para los refugiados dejaron de visitar el centro por temor a contraer el virus. Puedo entender sus pensamientos y sé que muchos piensan que estoy loco por ir allí, pero como dicen las escrituras: «¡La caridad de Cristo no nos deja otra opción!» ¡He sido libre de covid en todo momento!

El triste acontecimiento más reciente es la historia de Muhammad Jihad Abu Mustafa, su esposa Enas Al Jamal y su pequeño hijo Jihad. La Sra. Enas Al Jamal llegó a Rodas embarazada. Cuando la conocí, no había recibido ningún tipo de atención prenatal. Dio a luz a su hija Allam el 28 de noviembre de 2020. Madre e hija abandonaron el hospital a los pocos días y regresaron a su choza en el antiguo matadero donde aún no había suministro eléctrico. ¡Oh! ¡Qué condiciones tan miserables y espantosas en las que intentar criar a un niño recién nacido! La choza en la que se encontraban no tiene ventanas, por lo que se las arreglaban en completa oscuridad con el uso de una pequeña linterna. El bebé desarrolló una afección cutánea grave en la cara. Los envié al hospital y regresaron con una botella de crema facial. Con el paso de los días, la condición del bebé empeoró y me preocupé cada vez más. Los envié de nuevo al servicio de urgencias del hospital y esta vez le dieron al bebé medicación intravenosa. Estaba decidido a encontrar un lugar para que esta familia viviera y, afortunadamente, hemos podido alquilarles un apartamento cerca de la Iglesia. Es muy básico pero limpio y seguro. Ahora debemos esforzarnos por cuidar de esta familia hasta que se resuelvan sus documentos y esto podría llevar muchos meses.

Es comprensible que muchos de los refugiados que huyen de la guerra o la persecución tengan problemas psicológicos profundos y sin resolver. Dedico tiempo a escucharlos, pero realmente necesitan ayuda profesional. Otros me preguntan por qué no regresan a casa. ¿Volver a qué? ¿Qué tipo de casa? Les pregunto, les pregunto. Han huido de la guerra, la persecución o ambas. ¿Por qué volverían a ese tipo de miseria? Además, muchos tienen familiares ya establecidos en países europeos y, naturalmente, quieren unirse a ellos para sentirse seguros y protegidos. ¿Quién no querría esto para los miembros de su familia?

A menudo me preguntan por qué los refugiados no trabajan. Por supuesto que no pueden, simplemente porque la ley del país anfitrión no les permite trabajar. Muchos de ellos no tienen documentos; por lo tanto, no pueden ser asegurados ni gravados según, en nuestro caso, la ley griega, por lo que nadie está dispuesto a emplearlos. Hemos abierto una segundo gallinero para dar huevos frescos y una segunda huerta para cultivar alimentos y darles a estas personas algunos productos frescos. Las gallinas han sido generosas y esto ha sido un gran placer para ellas. A menudo, las cosas más simples pueden dar el mayor placer. Espero tener algunas colmenas de abejas en el futuro para que podamos darles miel, pero por supuesto hay mucho que hacer y las abejas necesitan cuidados.

Al principio, los niños no tenían ninguna escolaridad. Así que traje libros en árabe de nuestras escuelas en Jerusalén. Una de las madres comenzó a enseñarles algunas lecciones básicas. Finalmente, los niños fueron vacunados y se les permitió asistir a las escuelas locales, pero todo esto ha llegado a su fin ahora debido a la pandemia.

Cuando termine la pandemia, espero dedicar algo de tiempo a enseñarles algo de griego básico si podemos preparar esto. Será muy básico ya que no soy un experto. También puedo intentar enseñar a los niños un poco de árabe, al menos el alfabeto. Veremos.

Para darles algo que hacer que sea útil, he pensado en comprar algunas macetas simples y ver si sería posible cultivar algunas hierbas simples, menta, albahaca, etc.

Durante el Ramadán y otras fiestas muslmunas, les llevamos dulces y galletas especiales como las delicias especiales que tienen en casa y compartimos la alegría de su fiesta. Hacemos lo mismo en Navidad y Semana Santa, ellos comparten nuestra alegría y también están muy agradecidos de estos gestos de solidaridad y fraternidad, que cuestan tan poco.

Todas estas iniciativas cuentan con el apoyo de los buenos y generosos benefactores de la Custodia de Tierra Santa. El Dicasterio para Refugiados y Migrantes siempre nos ha apoyado mucho. Su lema “Que nadie sea olvidado” nos da dirección y guía en su sencillez. El Dicasterio para la Comunicación del Vaticano ha escrito artículos sobre nuestra misión en el Osservatore Romano y entrevistas en Radio Vaticano y Vatican News y esta iniciativa de la Santa Sede ha dado “voz a los sin voz”. El limosnero papal también nos ha ayudado,  de hecho, detrás de toda esta ayuda y apoyo paternal está nuestro Santo Padre el Papa Francisco, cuyo amor por los pobres y necesitados es tan evidente en todos sus escritos y en todo su ser, basta con echar un vistazo a: Laudato Si’ o Fratelli Tutti y ahora este año se ha dedicado a la familia. Sus palabras y su ejemplo nos dan valor, fuerza y ​​esperanza. Le estamos muy agradecidos a él y a la Iglesia universal. Los refugiados suelen decir que es el Papa quien nos ayuda, ¿no? Por este motivo, le enviamos una planta en Navidad con un mensaje de agradecimiento de los refugiados de Rodas. Sí, somos una pequeña misión en una isla predominantemente greco-ortodoxa, pero nos sentimos apoyados y solidarios con la Iglesia Universal. Durante todo este período de servicio, siempre he tratado de ser diplomático y prudente ante el Estado griego. El Estado está haciendo lo que puede por toda su gente, pero no tiene ni la infraestructura ni el financiamiento para atender a tanta gente. Apenas pueden cuidar de su propia gente.

Por eso hacemos lo que podemos sin criticar ni ser negativos. Nunca escribo comentarios críticos ni hago acusaciones sobre las condiciones que veo. Este simple respeto por el país donde vivo es de suma importancia. Entonces, quien lea este relato debe tenerlo en cuenta. Yo también soy un extranjero en Grecia y estoy obligado a acatar las leyes del país y hacer todo lo posible para apoyar al país donde vivo. La negatividad no da fruto alguno. Si cada uno de nosotros ve el rostro de Cristo en las personas necesitadas con las que nos encontramos, podríamos hacer mucho para aliviar su sufrimiento y, de hecho, hacer del mundo un lugar mejor. Porque como dijo Jesús: “Cuando hagas esto al más pequeño de mis hermanos, a mí me lo haces”.

Fr. Luke, OFM
Custodia franciscana de Tierra Santa en Rodas, Grecia.
8 de enero de 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close

Cafeteando Netwok

Un espacio con café para ser Iglesia

Hecho con ♥️ por Marco Salas. © Copyright 2020. All rights reserved.
Cerrar