Orar con la Palabra | Domingo de resurreción


Estalló desde dentro
la vida.
No había losa
capaz de resistir
la pujanza
de un amor
inmortal.
La tristeza
aún no lo sabía,
pero había perdido la batalla.
El dolor alumbró
la fiesta.
El llanto fue antesala
del abrazo jubiloso.
Los mercaderes
de odio
estaban arruinados.
Dios reía.
Y nosotros,
empezamos
a comprender.

(José María R. Olaizola, sj)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close

Cafeteando Netwok

Un espacio con café para ser Iglesia

Hecho con ♥️ por Marco Salas. © Copyright 2020. All rights reserved.
Cerrar