La coinherencia del cristianismo | Mons. Robert Barron

Amigos, en el Evangelio de hoy, Jesús declara el mutuo habitar con Dios: “¿No creéis que Yo estoy en el Padre y el Padre en Mí?”

Charles Williams, amigo de C.S. Lewis y J.R.R. Tolkien, afirmó que la idea maestra del cristianismo es la “coinherencia”, lo que describió como la morada mutua. Pero a veces olvidamos que todos estamos interconectados.

¿Cómo es que nos identificamos a menudo? Casi exclusivamente a través del nombre de nuestras relaciones: somos hijos, hermanos, hijas, madres, padres, miembros de organizaciones o miembros de la Iglesia.

Y cuando leemos el Evangelio hoy vemos cómo Jesús se identifica a sí mismo. Jesús revela la coinherencia que obtiene dentro de la existencia misma de Dios. “Maestro”, le dijo Felipe, “muéstranos al Padre, y eso nos bastará”.

A lo cual Jesús responde: “¿Hace tanto tiempo que estoy contigo y aún no me conoces, Felipe? El que me ha visto a Mí, ha visto al Padre”. ¿Cómo puede ser esto cierto, a menos que el Padre y el Hijo estén juntos?

Aunque Padre e Hijo son realmente distintos, están completamente metidos Uno en el Otro por un acto mutuo de amor. Como dice Jesús: “El Padre que habita en Mí, hace sus obras”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close

Cafeteando Netwok

Un espacio con café para ser Iglesia

Hecho con ♥️ por Marco Salas. © Copyright 2020. All rights reserved.
Cerrar