La coinherencia del cristianismo | Mons. Robert Barron

Amigos, en el Evangelio de hoy, Jesús declara el mutuo habitar con Dios: “¿No creéis que Yo estoy en el Padre y el Padre en Mí?”

Charles Williams, amigo de C.S. Lewis y J.R.R. Tolkien, afirmó que la idea maestra del cristianismo es la “coinherencia”, lo que describió como la morada mutua. Pero a veces olvidamos que todos estamos interconectados.

¿Cómo es que nos identificamos a menudo? Casi exclusivamente a través del nombre de nuestras relaciones: somos hijos, hermanos, hijas, madres, padres, miembros de organizaciones o miembros de la Iglesia.

Y cuando leemos el Evangelio hoy vemos cómo Jesús se identifica a sí mismo. Jesús revela la coinherencia que obtiene dentro de la existencia misma de Dios. “Maestro”, le dijo Felipe, “muéstranos al Padre, y eso nos bastará”.

A lo cual Jesús responde: “¿Hace tanto tiempo que estoy contigo y aún no me conoces, Felipe? El que me ha visto a Mí, ha visto al Padre”. ¿Cómo puede ser esto cierto, a menos que el Padre y el Hijo estén juntos?

Aunque Padre e Hijo son realmente distintos, están completamente metidos Uno en el Otro por un acto mutuo de amor. Como dice Jesús: “El Padre que habita en Mí, hace sus obras”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Cafeteando Netwok

Un espacio con café para ser Iglesia

Hecho con ♥️ por Marco Salas. © Copyright 2020. All rights reserved.
Cerrar