Domingo de Ramos | Reaccionemos ante la cruz de Jesús


El Domingo de Ramos nos permite la lectura continuada de dos capítulos del Evangelio de Marcos. Siendo objetivos, la alegría de los discípulos se pone a prueba ante el relato del sufrimiento, condena y muerte de nuestro Maestro Jesús.

Recordemos que el Evangelio de Marcos se dirige a las comunidades que habían sufrido persecución bajo la época de Nerón y, como consecuencia lógica, muchos negaron su fe y la abandonaron. Otros, a pesar del peligro y de sus propias inseguridades, resistieron la persecución y perseveraron sin que vieran resultados favorables inmediatos.

El Evangelio retrata a estos personajes y sus decisiones, sus actos de fe y sus frustraciones. Así vemos una mujer que, sin hacer caso de los comentarios en su contra, derrama sobre Jesús un frasco de perfume, ungiéndolo, es decir, preparándolo para su destino. Pero no todos los discípulos comprendieron la misión de Jesús como la mujer. Judas Iscariote, sentado a la mesa, vende y traiciona a su Maestro. Tenemos a Pedro, quien a pesar de prometer que daría la vida por su Señor, en el momento en que debía hacerlo, lo niega y lo abandona. 

Tan variadas son las reacciones de los discípulos que vendría bien realizar una lectura atenta y pausada de este Evangelio para contemplar las escenas, identificarnos con la tristeza de los discípulos, comprender el temor e impotencia de unos, la valentía y la fe de otros. Es probable que nuestro camino de fe, al igual que los discípulos, esté plagado de miedo y vergüenza, o de esperanza y confianza en el Señor a pesar de las adversidades.

El Domingo de Ramos nos invita a reaccionar ante la cruz de Jesús porque, en ella ,se esconde la más grande esperanza de todos los tiempos. 

Francisco Díaz SJ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close

Cafeteando Netwok

Un espacio con café para ser Iglesia

Hecho con ♥️ por Marco Salas. © Copyright 2020. All rights reserved.
Cerrar