“Adán, ¿dónde estás”? La cuestión antropológica hoy

Mensaje del Santo Padre a los participantes
en la Conferencia Internacional “‘Adamo, dove sei?’ La questione antropologica oggi”
con motivo del cincuentenario de la fundación
del Instituto de Psicología de la Pontificia Universidad Gregoriana

¡Queridos hermanos y hermanas!

Os habéis reunido hoy en la Pontificia Universidad Gregoriana para celebrar el cincuentenario de la fundación del Instituto de Psicología. A todos ustedes extiendo mi más sentido saludo y, deseándoles un fructífero encuentro, expreso mi profundo agradecimiento a quienes fueron los iniciadores y artífices de esta empresa académica.

El Instituto de Psicología nació en la ola de renovación eclesial iniciada por el Concilio Vaticano II, que instaba: “En la pastoral se debe hacer un uso suficiente no sólo de los principios teológicos, sino también de los hallazgos de las ciencias seculares, especialmente de psicología y sociología, para que los fieles sean llevados a una vida de fe más adecuada y madura» (Constitución pastoral Gaudium et spes, 62). En el último medio siglo habéis estado a la altura de este desafío, persiguiendo con valentía el enfoque interdisciplinario en la pastoral de los fieles, tanto en el campo de la investigación y de numerosas publicaciones, como en la práctica pastoral y formativa. Siguiendo el principio ignaciano de la cura personalis, habéis preparado especialistas capaces de integrar la espiritualidad y la psicología en las actividades apostólicas y educativas, en los diversos contextos geográficos y culturales de la Iglesia. Como unidad académica de la Universidad Gregoriana, ya has formado en la ciencia y el arte del cuidado personal a más de medio millar de hombres y mujeres de múltiples culturas en diferentes continentes. Ellos, a su vez, en colaboración con vuestro Instituto, han dado lugar en las últimas décadas a unos quince centros especializados para formadores en diferentes regiones de África, América Latina, Asia y Europa.

La conferencia de hoy no pretende, sin embargo, contemplar el pasado, sino que, recibiendo su valiosa herencia, se orienta a afrontar los desafíos del futuro. La pregunta planteada por el tema: “Adán, ¿dónde estás?” (cf. Gn 3, 9), en la actual situación mundial resuena con mucha fuerza; nos interpela, nos suscita y nos invita a un serio examen de conciencia ya la conversión. El mundo de hoy atraviesa una profunda crisis antropológica (cf. Exhortación apostólica Evangelii gaudium, 55), una crisis de sentido a la que la Iglesia tiene el deber de responder adecuada y eficazmente. Ante nuestros ojos se desarrolla nuevamente la terrible tragedia de la guerra, que es la peor consecuencia de la destructividad humana, tanto individual como sistémica, que no se toma con la suficiente seriedad y no es debidamente tratada y eliminada de raíz. Así, ante el imperativo de aprender a decir no al mal, de enaltecer a aquellos cuya dignidad es herida u ofendida, y ante la urgente necesidad de formar personas capaces a su vez de forjar formadores con una sólida formación antropológica, la Iglesia sigue espera de vuestro Instituto un servicio de calidad basado en los conocimientos de la psicología con los aportes de la teología y la filosofía. Vuestra misión está al servicio de la promoción de la persona humana y del proceso permanente de evangelización, que se realiza traduciendo en la existencia humana real el don supremo de la Redención realizada por el Señor Jesucristo.

Espero, por tanto, que las celebraciones del cincuentenario del Instituto de Psicología de la Pontificia Universidad Gregoriana renueven en vosotros el compromiso por la investigación, la docencia y la atención a las personas. Así estáis al servicio de la Iglesia, en salida hacia las periferias existenciales de los hombres y mujeres de hoy, en la diversidad de sus culturas pero unidos por la necesidad de apoyo e inspiración para afrontar las dificultades y los desafíos de la vida. Os agradezco esta aportación vuestra, que corresponde a la misión propia de la Pontificia Universidad Gregoriana, al servicio de la misión de la Iglesia. Que el Señor os bendiga y que Nuestra Señora os proteja.

Roma, San Juan de Letrán, 14 de mayo de 2022

FRANCISCO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close

Cafeteando Netwok

Un espacio con café para ser Iglesia

Hecho con ♥️ por Marco Salas. © Copyright 2020. All rights reserved.
Cerrar